Pantalones blancos

-¿Estás loca?

-¿Ah?

-El cielo se cae y tú con pantalones blancos.

Sí esa soy yo, mientras mi hermana entra en crisis porque tuve la osadía de usar un color prohibido en temporada de lluvias. Corrección. En un verano que puede amanecer “soleado” y luego convertirse en un día de invierno para terminar con una imagen a lo “Jumanji” cuando están en el Amazonas.

Claro que sabía que se iba a caer el cielo, pero los pantalones estaban ahí, colgados, esperando a ser usados. Ya demasiado negro y jeans.

Creo que los pantalones sobrevivieron a las manchas de lodo, a la lluvia que a veces puede ser tóxica e incluso al café que tomé casi parada.

Pero no pasaron la mirada reprobatoria de mi hermana y de otras mujeres que seguro pensaron que no había visto el cielo. Miradas así, también suceden cuando alguien usa gafas en un lugar cerrado. Me declaro también culpable. Mis lentes de sol tienen aumento por lo que veo mejor, y a quien engaño, el misterio a lo Holly Golightly sienta de maravillas de vez en cuando.

Ahora pasadas las 12 de la noche y sin lluvia, pienso en los pantalones blancos que terminaron en el cesto de la ropa, ahí tirados. Debería volver a usarlos, esta vez con tacones y una blusa divina, darles su lugar, como forma de agradecimiento; pero uno de mis issues existenciales es que no repito color, jeans y menos aretes, dos días seguidos, no, no, no.

Así que escribo esto para agradecer a algo inerte pero con color.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s