Escrutadora es una palabra muy fea

Me negué a poner la alarma a las 6, sonó 7:02 y no me bañé.

Desde la noche del sábado estuve dándole vueltas al color de mi ropa, incluso los zapatos. Obvio olvidé mis aretes y crisis.

Opté por negro total y un suéter de abuelito con estampado color rosa y negro que sólo usé un par de horas, hasta que salió el sol y subió un poco la temperatura.

Pensé en un jean azul pero no quería ser del PAN, en una camisa de leñador rojo con negro y tampoco quise ser del PRI o con los colores de la huelga. Blanco no fue una opción porque no tengo esperanzas con este gobierno y no estoy en paz con con lo que sucede. Así que negro luto, negro decepción, pero negro con estilo.

Mis converse rojos no entraron a la ecuación porque no quería que me tomarán por una pequeña revoltosa; mis botas largas menos, porque tampoco quería ser la fresa, así que decidí ser una luchadora con mis botas wannabe Dr. Martens.

Mi hermana me trajo los aretes (le indiqué cómo estaba vestida) y la armonía regresó a mi vestimenta.

Veo la tele y Denise Maerker trae un saco negro divino, con olanes alrededor.

Creo que fue una buena decisión el negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s